Αρχική > Μουσική, Ρηχοί Στοχασμοί > Να πήξει ο χρόνος…

Να πήξει ο χρόνος…

Να πήξει ο χρόνος

και να ‘ναι το τραύμα του

μια αόρατη ουλή,

μια λεπτή γραμμή

πάνω στο δέρμα του κόσμου…

[[δεν θυμάμαι ποιανού είναι]]]

Octavio Paz

[[[θερμότατες ευχαριστίες στην L’Enfant de la Haute Mer,
που μου έλυσε μια απορία τριάντα τουλάχιστον χρόνων,
βλ. σχόλια 1-3]]]

Μουσική: Wojciech Kilar

Advertisements
  1. 31 Ιανουαρίου 2012 στο 4:02 μμ

    » El río »
    La ciudad desvelada circula por mi sangre como una abeja.
    Y el avión que traza un gemido en forma de S larga, los tranvías
    que se derrumban en esquinas remotas,
    este árbol cargado de injurias que alguien sacude a medianoche
    en la plaza,
    los ruidos que ascienden y estallan y los que se deslizan y cuchichean
    en la oreja un secreto que repta
    abren lo obscuro, precipicios de aes y oes, túneles de vocales
    taciturnas,
    galerías que recorro con los ojos vendados, el alfabeto somnoliento
    cae en el hoyo como un río de tinta,
    y la ciudad va y viene y su cuerpo de piedra se hace añicos al
    llegar a mi sien,
    toda la noche, uno a uno, estatua a estatua, fuente a fuente,
    piedra a piedra, toda la noche
    sus pedazos se buscan en mi frente, toda la noche la ciudad habla
    dormida por mi boca
    y es un discurso incomprensible y jadeante, un tartamudeo de
    aguas y piedra batallando, su historia.
    Detenerse un instante, detener a mi sangre que va y viene, va y
    viene y no dice nada,
    sentado sobre mí mismo como el yoguín a la sombra de la higuera,
    como Buda a la orilla del río, detener al instante,
    un solo instante, sentado a la orilla del tiempo, borrar mi imagen
    del río que habla dormido y no dice nada y me lleva consigo,
    sentado a la orilla detener al río, abrir el instante, penetrar por
    sus salas atónitas hasta su centro de agua,
    beber en la fuente inagotable, ser la cascada de sílabas azules que
    cae de los labios de piedra,
    sentado a la orilla de la noche como Buda a la orilla de sí mismo
    ser el parpadeo del instante,
    el incendio y la destrucción y el nacimiento del instante y la respiración
    de la noche fluyendo enorme a la orilla del tiempo,
    decir lo que dice el río, larga palabra semejante a labios, larga
    palabra que no acaba nunca,
    decir lo que dice el tiempo en duras frases de piedra, en vastos
    ademanes de mar cubriendo mundos.
    A mitad del poema me sobrecoge siempre un gran desamparo,
    todo me abandona,
    no hay nadie a mi lado, ni siquiera esos ojos que desde atrás
    contemplan lo que escribo,
    no hay atrás ni adelante, la pluma se rebela, no hay comienzo ni
    fin, tampoco hay muro que saltar,
    es una explanada desierta el poema, lo dicho no está dicho, lo no
    d icho es indecible,
    terrazas devastadas, babilonias, un mar de sal negra, un
    reino ciego,
    No,
    detenerme, callar, cerrar los ojos hasta que brote de mis párpados
    una espiga, un surtidor de soles,
    y el alfabeto ondule largamente bajo el viento del sueño y la
    marea crezca en una ola y la ola rompa el dique,
    esperar hasta que el papel se cubra de astros y sea el poema un
    bosque de palabras enlazadas,
    No, no tengo nada que decir, nadie tiene nada que decir, nada ni
    nadie excepto la sangre,
    nada sino este ir y venir de la sangre, este escribir sobre lo escrito
    y repetir la misma palabra en mitad del poema,
    silabas de tiempo, letras rotas, gotas de tinta, sangre que va y
    viene y no dice nada y me lleva consigo.
    Y digo mi rostro inclinado sobre el papel y alguien a mi lado escribe
    mientras la sangre va y viene,
    y la ciudad va y viene por su sangre, quiere decir algo, el tiempo
    quiere decir algo, la noche quiere decir,
    toda la noche el hombre quiere decir una sola palabra, decir al
    fin su discurso hecho de piedras desmoronadas,
    y aguzo el oído, quiero oír lo que dice el hombre, repetir lo que
    dice la ciudad a la deriva,
    toda la noche las piedras rotas se buscan a tientas en mi frente,
    toda la noche pelea el agua contra la piedra,
    las palabras contra la noche, la noche contra la noche, nada
    ilumina el opaco combate,
    el choque de las armas no arranca un relámpago a la piedra, una
    chispa a la noche, nadie da tregua,
    es un combate a muerte entre inmortales,
    No, dar marcha atrás, parar el río de sangre, el río de tinta,
    remontar la corriente y que la noche, vuelta sobre sí misma,
    muestre sus entrañas,
    que el agua muestre su corazón, racimo de espejos ahogados,
    que el tiempo se cierre y sea su herida una cicatriz invisible,
    apenas una delgada línea sobre la piel del mundo,
    que las palabras depongan armas y sea el poema una sola palabra
    entretejida,
    y sea el alma el llano después del incendio, el pecho lunar de un
    mar petrificado que no refleja nada
    sino la extensión extendida, el espacio acostado sobre sí mismo,
    las alas inmensas desplegadas,
    y sea todo como la llama que se esculpe y se hiela en la roca de
    entrañas transparentes,
    duro fulgor resuelto ya en cristal y claridad pacífica.
    Y el río remonta su curso, repliega sus velas, recoge sus imágenes
    y se interna en sí mismo.

    Octavio Paz, Geneva, 1953
    http://www.cuentosyfabulas.com.ar/2010/11/poema-el-rio-octavio-paz.html

    The River
    http://books.google.gr/books?id=b_EgaARVgNYC&pg=PA29&lpg=PA29&dq=The+river+to+offer+retreat,+to+stop+the+river+of+blood,+the+river+of+ink,+go+back&source=bl&ots=xy31qNrLjn&sig=srbfK93rNAm3ioaNAx77VD4-m4Q&hl=el&sa=X&ei=pvInT6CyBMaY8QPssbi4Aw&ved=0CB4Q6AEwAA#v=onepage&q=The%20river%20to%20offer%20retreat%2C%20to%20stop%20the%20river%20of%20blood%2C%20the%20river%20of%20ink%2C%20go%20back&f=false

  2. 31 Ιανουαρίου 2012 στο 4:19 μμ

    …….. may time thicken and its wound be an invisible scar, scarcely a delicate line upon the skin of the world…
    .
    και απ’ όσο είδα,
    δεν είναι η πρώτη φορά που καταπιάνεστε με τούτο…

  3. 31 Ιανουαρίου 2012 στο 4:48 μμ
  4. 31 Ιανουαρίου 2012 στο 9:29 μμ

    oποιανού και να ναι είναι ποίημα…
    καληνύχτα σας

  5. 31 Ιανουαρίου 2012 στο 9:42 μμ

    @ L’Enfant de la Haute Mer

    Ω! Σας ευχαριστώ τόσο μα τόσο πολύ! Καμιά τριανταριά χρόνια είχα την απορία, σε ποιον ανήκουν οι στίχοι αυτοί, και ποτέ δεν σκέφτηκα να το ψάξω! Μούτσας Γράσιας! 🙂

  6. 31 Ιανουαρίου 2012 στο 9:51 μμ

    @ katabran

    Και τι ποιητής!

  1. No trackbacks yet.

Σχολιάστε

Εισάγετε τα παρακάτω στοιχεία ή επιλέξτε ένα εικονίδιο για να συνδεθείτε:

Λογότυπο WordPress.com

Σχολιάζετε χρησιμοποιώντας τον λογαριασμό WordPress.com. Αποσύνδεση / Αλλαγή )

Φωτογραφία Twitter

Σχολιάζετε χρησιμοποιώντας τον λογαριασμό Twitter. Αποσύνδεση / Αλλαγή )

Φωτογραφία Facebook

Σχολιάζετε χρησιμοποιώντας τον λογαριασμό Facebook. Αποσύνδεση / Αλλαγή )

Φωτογραφία Google+

Σχολιάζετε χρησιμοποιώντας τον λογαριασμό Google+. Αποσύνδεση / Αλλαγή )

Σύνδεση με %s